Hércules interpelado

Conferencia de prensa en interpelación a ministro Garcia por compra de aviones jubilados. Interpelación al ministro de Defensa Nacional, Javier García.




El Estado uruguayo adquirió aviones Hércules jubilados a U$S 26 millones, aeronaves de la década del 70 con costos operativos elevados. Mala compra.

Gastos millonarios dejando de lado programas, proyectos, adquisiciones de la cartera, recortando recursos, salario y beneficios al personal más pobre, "el que iban a privilegiar".

Intervención completa




En interpelación a García, Núñez cuestionó compra de aviones Hércules sin proceso competitivo ni garantías

30 de septiembre de 2021 · Política nacional 7 minutos de lectura


El diputado del Frente Amplio consideró que fue una “mala compra, costosa”, y aseguró que el ministerio “faltó a la verdad” en respuestas a pedidos de informes.


Pasadas las 10.00 comenzó en la Cámara de Diputados la interpelación al ministro de Defensa Nacional, Javier García, por la compra de dos aviones Hércules al gobierno español por 26 millones de dólares. El miembro interpelante, el diputado del Frente Amplio Gerardo Núñez, aclaró en su primera intervención que comparte “la necesidad de renovar la flota de los antiguos Hércules” y recordó que el gobierno anterior elaboró una propuesta con ese fin que entregó a la actual administración durante la transición. Pero en relación a la compra en cuestión opinó que fue “una mala compra, costosa, que se realizó sin garantías”. Además, antes de plantear las dudas sobre la adquisición de los aviones, cuestionó que el Ministerio de Defensa Nacional (MDN) haya respondido “a medias” y fuera de fecha los pedidos de informes que presentó desde el Parlamento. En primer lugar Núñez cuestionó “la oportunidad de la compra y los costos”, y permanentemente recordó cuestionamientos del ahora ministro, legislador en 2017, cuando el gobierno de Tabaré Vázquez resolvió la compra de un avión multipropósito por un millón de dólares. Recordó que en 2020 se adquirieron dos aviones Hércules 130, de los años 1975 y 1976, con 17.000 y 19.000 horas de vuelo remanentes. El diputado aclaró la fecha de los aviones en especial porque, según dijo, en comisión el ministro había informado que eran aviones de la década de 1990, y luego un comunicado del ministerio mencionó que eran de la década de 1980. “Los anteriores tenían entre 19.000 y 20.000 horas de vuelo cada uno, y eran del año 60 y 61, así que el supuesto proceso de modernización del que se habla es de unos 15 años”, cuestionó Núñez. Además del costo de la compra, señaló que las aeronaves tienen costos de mantenimiento asociados altos: 9.000 dólares por hora de vuelo por costos operativos y 2.600 dólares por hora de vuelo de combustible, mencionó.

Hércules nuevos requieren inspecciones anuales por 200.000 dólares e inspecciones mayores por dos millones de dólares

Núñez cuestionó que se haga esta inversión en un momento en que no se invierte en “radares, que generan un problema real”, o cuando en relación al presupuesto del ministerio hay “recortes en alimentación, en beneficios sociales, una caída del salario real de 5% desde que asumió el actual gobierno”.

El legislador siguió recordando los cuestionamientos del entonces senador García a la compra de un avión “caro, viejo y sospechoso”, en referencia al avión multipropósito, cuando decía que no era una compra conveniente no por “un tema de plata, es un gesto de austeridad”, y mencionaba que “un millón de dólares es el valor de una escuela”, algo que según el diputado fue desmentido por UyCheck. “Nosotros no vamos a entrar en esa”, aseguró. “Cuestionaba la compra de un avión del año 79, y los aviones que compra son del 75 y el 76. ¿Piensa lo mismo o es que había un discurso cuando se era oposición y ahora cuando se está en el gobierno hay otro discurso?, señaló. Falta de proceso competitivo y sin garantías En segundo lugar, Núñez afirmó que el proceso de compra tuvo irregularidades. Cuestionó que no se haya permitido acceder a la carpeta del expediente a la oposición, y dijo que pese a eso consiguió documentos que “confirman que no hubo proceso competitivo y que además nos faltaron a la verdad en las respuestas a los pedidos de informes”. Dijo que el gobierno “informó que analizó cuatro ofertas, cuando en realidad analizó dos”, y presentó cartas del actual canciller, Francisco Bustillo, entonces embajador de Uruguay en España, en las que hace una oferta de 22 millones de euros por la compra de las aeronaves en junio de 2020, y otra carta de respuesta del gobierno español en la que se acepta la oferta, del 25 de julio de 2020. “Hay dos ofertas que son posteriores al cierre del negocio con España”, afirmó el legislador del Partido Comunista.

“¿Cuál es la credibilidad que podemos llegar a tener los legisladores a la hora de solicitar pedidos de informes y las respuestas que se nos dan? Se nos responde que se había analizado cuatro ofertas, pero es raro que primero se cierre el negocio con España y después se haya analizado dos ofertas”, dijo, y afirmó: “Me permito aseverar que se faltó a la verdad”. Además, mencionó como otras irregularidades del proceso que los aviones se compraron sin informes jurídicos previos y sin garantías, algo que mencionan dos informes internos del ministerio posteriores a la compra. Núñez mostró un informe de la Asesoría Jurídica de la Fuerza Aérea y otro del Departamento Jurídico Notarial del MDN en el que se advierte que “el Reino de España no asume ninguna garantía material sobre el objeto del presente acuerdo”, y citó que el informe de jurídica del MDN menciona que eso es una “inquietud compartida por el informe de la Fuerza Aérea”. “La discusión no es conmigo, tendrá que explicarle a la asesoría jurídica que aparentemente hay negocios que se hacen sin garantía”, dijo Núñez. En tercer lugar cuestionó el estado de los aviones. Mencionó que uno tuvo que hacer escala en Brasil para recibir un mantenimiento por problemas técnicos antes de que llegara a Uruguay, y presentó notas de medios españoles que informaban de la “jubilación” de las dos aeronaves, “tras 47 años de servicio”. Antes de terminar su intervención dejó 17 preguntas al ministro, que abarcan desde el estado de los aviones, qué evaluaciones tuvieron y las escalas que hicieron durante el viaje, hasta el estado del radar Selex y en qué estado se encuentra actualmente. Javier García, durante la interpelación en la Cámara de Diputados, el 30 de setiembre, en el Palacio Legislativo. Foto: Federico Gutiérrez García: “A ser honesto con los dineros públicos no me gana nadie” El ministro dedicó la primera parte de su intervención a hablar a favor de las Fuerzas Armadas (FFAA) y de la necesidad de la modernización de los equipamientos. “El tema de fondo no son los Hércules, son una excusa; podrían ser dos Hércules, lanchas o cuatro camiones, da lo mismo, el tema de fondo es ideológico. El Partido Comunista, al que pertenece el miembro interpelante, no cree en las FFAA y no quiere FFAA armadas”, inició. García continuó su intervención recordando el rol social que tienen las FFAA y cómo intervienen en momentos de emergencias climáticas, en el apoyo a la recolección de basura, en los arreglos de edificios públicos y en la repartición de alimentos o vacunas. Además, enfatizó que los soldados de las FFAA son de los trabajadores con peores salarios de Uruguay y recordó que cerca de 50% no tienen condiciones dignas de vivienda y están por debajo de la línea de pobreza. “Hay sectores donde hay vestigios de un antimilitarismo adolescente, infantil, que se opone a todo lo que venga de las FFAA por ese salpullido adolescente que lleva a tener prejuicios ideológicos ante un compatriota como cualquier otro, con una salvedad, que es que son de los más pobres del país”, enfatizó. Asimismo, hizo énfasis en su capacidad y respeto en cuanto al manejo de los dineros públicos y aseguró que se invitó a la oposición a escrutar todas las compras: “Yo quiero tener ojos que miren cómo administro y cómo soy responsable de los dineros públicos. A mí se me gana a muchas cosas todos los días, pero a ser honesto con los dineros públicos no me gana nadie, a administrar los dineros públicos con honestidad, con transparencia, con austeridad no me gana nadie; se me podrá acusar de muchas cosas, me equivoco no una vez por día, me equivoco varias veces por hora, pero no me equivoco con el destino de los dineros públicos”.

En particular sobre los equipamientos, el ministro detalló que al asumir su gestión sólo estaban en condiciones aceptables 30% de los buques de la Armada Nacional y 36% de los medios aéreos. Con respecto a lo planteado por Núñez, cuestionó que dijo que no había accedido al expediente del Tribunal de Cuentas, “pero lo citó 12 veces: o se lo recitaron y se acordó o lo tiene, y me parece bien que lo tenga, es público. Todos los documentos que leyó están en un expediente que es público”, dijo, y agregó que el Tribunal de Cuentas tiene la misma composición que tenía en el último gobierno del Frente Amplio. También mencionó, a diferencia de lo planteado por Núñez, que existen informes técnicos de la Fuerza Aérea que validan la compra. Remarcó que entre octubre y noviembre John W Orrego, del área técnica de la Fuerza Aérea, viajó a España a realizar informes técnicos, además de otros equipos que también viajaron con tal fin, “todos previos a la firma del contrato, que fue el 16 de diciembre”, subrayó, y agregó que las negociaciones comenzaron antes y las inspecciones llegaron en esas fechas porque se esperaba la autorización de Estados Unidos, lo que es un requisito en estos casos; luego de esa aprobación, los técnicos viajaron, se perfeccionó la venta y se concretó a mediados de diciembre. García cuestionó que lo acusaran de hacer una compra costosa, porque los números expuestos en el expediente demuestran que por el valor que se quería comprar un avión se compraron dos. Sobre los gastos de mantenimiento, afirmó que no tienen que ver con la cantidad de horas de vuelo, sino con el paso del tiempo, y que se debe realizar cada dos años; “es una confusión garrafal”, según García, plantear que las horas de vuelo tienen que ver con el mantenimiento.

Con respecto al secretismo del que lo acusan, reafirmó que pasaron tres organismos públicos por el contralor de la compra y subrayó que no se publican las características del equipamiento que se compró porque entran dentro de la excepción de las compras de defensa y seguridad del país.

También hizo referencia al avión presidencial que mencionó varias veces Núñez. Afirmó que está comprado sin garantías, al igual que otro listado de artículos que compraron las FFAA en los gobiernos anteriores: “Está plagado de compras sin garantías, porque el sistema que se usa para las compras militares refiere a ‘cómo está, dónde está’, porque no compramos cero kilómetro”, y en todos los casos dijo que hay informes de jurídica que señalan la falta de garantías, como sucedió con los Hércules.

Por otra parte, García respondió las dudas con respecto a los radares que hizo Núñez. Según dijo, el radar dejó de tener garantía en 2016 y no tuvo mantenimiento desde ese momento; por eso, según afirmó, se terminó rompiendo este año. Con respecto a la integración del radar actual, dijo que se está evaluando de forma técnica su instalación y se espera que a la brevedad se integre al sistema de radares nacionales.