Soy Blanco pero pago en Negro

El legislador Pedro Jisdonian, presidente de la comisión de Legislación del Trabajo, denunció a la mujer por acoso y ella presentó una demanda ante el Ministerio de Trabajo por trabajo informal en su grupo de comunicación



Tiempo de lectura: 6'

15 de octubre de 2021 a las 05:01

El Observador


El diputado nacionalista y presidente de la comisión de Legislación del Trabajo y Seguridad Social, Pedro Jisdonian, le ofreció $ 300 mil líquidos a una trabajadora para que retirara la denuncia que realizó en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) por haber hecho trabajos en negro.


Según consta en la solicitud de audiencia en el MTSS a la que accedió El Observador, la denunciante, A. Ramos, argumenta que trabajó como diseñadora gráfica y coordinadora en el equipo de Jisdonian, pero nunca fue inscrita en el Banco de Previsión Social (BPS) ni cobró de la manera que corresponde por ley. El ofrecimiento del diputado para resolver las diferencias con dinero por fuera del MTSS tenía una contrapartida: la confidencialidad. 


El acuerdo escrito que le ofreció Jisdonian –quien asumió la banca como segundo suplente del actual secretario de Presidencia, Álvaro Delgado– señalaba que si la mujer difundía información al respecto, tanto el diputado como su secretario sufrirían un "inmediato e irreparable perjuicio, pérdida y daño". La propuesta decía que, en caso de violación del acuerdo, la mujer estaba obligada a indemnizarlos a ambos por daños y perjuicios. El texto obligaba a Ramos a mantener reserva de toda la información –sin importar el soporte– que tiene por haber trabajado con el diputado, incluyendo redes sociales y mensajes de WhatsApp que hayan intercambiado. 


"Esa cláusula no hace a la cuestión, se podría haber sacado. Ella manejó información sensible de gente que está afiliada al partido, proyectos de ley que se trabajaban, distribución, logística como se hacían en las ferias. Venía por ese lado, para salvaguardar ese tipo de información que ella pudiera haber escuchado", dijo a El Observador el abogado de Jisdonian, Julio Pereyra.


La propuesta del legislador para llegar a un acuerdo y evitar la demanda laboral también eximía a ambos de cualquier reclamo indemnizatorio futuro y prohibía a Ramos mantener cualquier tipo de comunicación con ellos, sus familias y militantes del grupo Porvenir Nacionalista liderado por el diputado.  


La relación entre Ramos y el equipo de Jisdonian tuvo su quiebre el pasado 16 de agosto, cuando ella intentó entrar al Palacio Legislativo mientras se discutía la Rendición de Cuentas. Según consta en el parte de la división de Vigilancia del Palacio, Ramos solicitó entrar al baño, pero en cambio se dirigió al despacho de Jisdonian. Si bien al momento ella no tenía una nota que se lo prohibiese, en Vigilancia estaban alertados de que en su oficina "sucedía un problema".



En ese momento, un funcionario del Palacio fue junto a una agente de la seguridad a buscarla al despacho y le solicitaron que se retirara. Jisdonian aún participaba del plenario. Cuando la llevaron a planta baja nuevamente, Ramos se puso a llorar y debió ser atendida por el Servicio Médico. A las 22:30 de ese día el diputado fue a verla y conversó con ella, hasta que finalmente la mujer se retiró a las 22:55.


El 23 de agosto, antes de que la mujer presentara la demanda ante el MTSS, Jisdonian radicó una denuncia penal contra ella por el delito de violencia privada. Allí, describía situaciones de acoso hacia él y afirmaba que existían 50 mensajes sin abrir enviados por la denunciada. Desde el entorno del diputado toman la denuncia ante el MTSS como una represalia por esta situación.