Director del FA en Antel proyecta grandes pérdidas a 20 años en los sectores incipientes

15 de septiembre de 2021 La Diaria


El informe prevé de 500 a 800 millones de dólares de pérdida sólo con la habilitación de los cableoperadores para ser proveedores de internet.


El director de Antel en representación del Frente Amplio, Daniel Larrosa, presentará este miércoles al directorio de la empresa estatal un informe en el que se proyectan pérdidas millonarias para los próximos 20 años de la empresa estatal, sobre todo en sectores que hoy son incipientes, si se mantiene la estrategia del gobierno.

El informe, estima una pérdida general de 1.884 millones de dólares en el mejor de los escenarios y de 4.554 millones en el peor, lo que representa entre 18% y 35% de los ingresos esperados para la empresa pública en el período.

A su vez, señala que, como el mercado de las telecomunicaciones continúa evolucionando, lo que pierde Antel lo ganarán sus competidores, que en este momento son Movistar y Claro en el área de telefonía móvil y a los que se le podrían sumar otros actores como los cableoperadores, de aprobarse algunos proyectos de ley presentados por el gobierno.

El análisis que presentará el directivo de la oposición se enfoca en siete rubros que “producirían un importante perjuicio” de llevarse a cabo los cambios que el gobierno pretende implementar:

  1. retiro del negocio de los servicios digitales,

  2. venta de servicios de internet habilitada para los cableoperadores

  3. retiro del mercado de contenido audiovisual y multimedia

  4. “resignar el liderazgo” en los avances con la tecnología 5G

  5. pérdida del monopolio en los servicios del Estado

  6. portabilidad numérica

  7. descenso en el precio que abonan las telefónicas por llamadas a otra empresa.

En los próximos años, la vida en sociedad se va a decantar hacia un estándar más automatizado, con un mayor centro en los servicios digitales, por lo que proyectan que este será el negocio con mayor envergadura en el campo de las telecomunicaciones y, por lo tanto, se debe incursionar en ese mercado.

El 28 de julio, el presidente de Antel, Gabriel Gurméndez, mantuvo una reunión con el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, en la Torre Ejecutiva. A la salida, dijo en una rueda de prensa que los trabajos en torno al espectro 5G serán “el salto tecnológico y cualitativo que va a marcar este mandato de Antel”. Sin embargo, pese a que Antel fue la primera empresa de América Latina en comenzar la instalación de una red 5G en 2019, al momento no hay fecha para el inicio del desarrollo de la red comercial, y los primeros objetivos en su plan estratégico son llegar a 99% del país con 4G en 2022 y el apagón 2G en 2023. En este sentido, el informe del director de Antel en representación del FA sostuvo que la empresa pública “tiene ventajas competitivas enormes respecto a sus competidoras Claro y Movistar, ya que la amplia red de fibra óptica que posee es condición necesaria para la implantación masiva del 5G”, y que por este motivo “no necesita esperar a la subasta del espectro en 3.5 GHz para lanzar comercialmente el 5G móvil”, ya que puede “pegar primero” con el espectro radioeléctrico actual.

En caso de “resignar el liderazgo” con el 5G, las pérdidas a 20 años pueden ir de 284 a 684 millones de dólares, según se proyecta.

Cable + internet

En los borradores de la ley de urgente consideración (LUC) y el proyecto de ley de servicios de difusión de contenido audiovisual, el gobierno incluyó la posibilidad de que los cableoperadores sean habilitados para proveer servicios de internet, al tiempo que Antel deberá compartir con ellos la infraestructura que utiliza actualmente.

Asimismo, en el tratamiento en el Senado de la Rendición de Cuentas, a propuesta de Cabildo Abierto, el oficialismo evalúa incluir un artículo en esa línea.

Para este rubro, el informe proyecta pérdidas de 527 a 805 millones de dólares,

considerando en su estimación que los cableoperadores ofrecerán un paquete de cable más internet que será más barato que contratar por separado internet a través de Antel y cable al correspondiente operador.

A esto se le suman pérdidas proyectadas de 316 a 913 millones de dólares por el retiro del mercado de contenidos audiovisuales y multimedia, al descartar la posibilidad de invertir más en Vera TV.

Según el informe, “las proyecciones de crecimiento de este mercado son altísimas para el próximo decenio” poniéndolo en el top tres de causa de tráfico de internet para 2030.


También en la LUC se encuentra la portabilidad numérica, que provocará pérdidas de 123 a 425 millones de dólares en 20 años, según la estimación realizada por el equipo de Larrosa.

Pérdida mayor

Sujeto a las posibles pérdidas por las medidas tomadas en rubros como el 5G, la portabilidad numérica, el retiro del mercado de contenido audiovisual y la venta de internet por parte de operadores de cable,


El rubro de los servicios digitales es justamente para el que se proyectan las mayores pérdidas económicas, que van de 646 a más de 1.500 millones de dólares.

Esto basado en que desde el gobierno se ha “congelado y retraído el camino recorrido en los negocios digitales”. En este sentido, el informe presentado por Larrosa señala que los equipos gerenciales y de estrategia de Antel consideran que la gestión “debe dar un fuerte énfasis en los productos digitales, y no basarla en los servicios básicos”. En este sentido, el informe propone expandirse en servicios tales como hogar inteligente, servicios financieros, procesos automatizados y nuevas aplicaciones que corran sobre la tecnología 5G y la fibra óptica. En este sentido, el informe aclara que “no se supone que el mismo hecho de no ofrecer los servicios digitales haga perder clientes a Antel”, sino que los clientes que se perdieron fueron por las medidas tomadas en los otros cuatro rubros.

Otras pérdidas

En los dos rubros restantes se manejan cifras de pérdidas más pequeñas, en áreas que no se encuentran entre las prioridades para Antel. Uno de ellos es el cambio en el costo de las llamadas a otras compañías. A fines de junio, la Unidad Reguladora de los Servicios de Comunicación (Ursec) redujo los costos que las telefónicas abonan por las llamadas de los usuarios a teléfonos de otra empresa. Al contar con más de la mitad de los servicios de telefonía móvil y el total de telefonía fija, la mayor parte de este dinero va a parar a Antel.


Con estos cambios, sin embargo, la empresa pública perderá unos 14 millones de dólares en los próximos años, con una caída anual de 50% hasta 2029.
Finalmente, también se advierte de una pérdida en los ingresos al perder el monopolio en el uso de servicios móviles del Estado, con cifras que van de los 19 millones de dólares en el caso más leve a 54 en el peor.